Salmos 127

1 Si el Eterno no edifica la casa, en vano trabajan los edificadores. Si el Eterno no guarda la ciudad, en vano vela la guardia.

2 En vano será madrugar a levantaros, venir tarde a reposar, comer pan de fatigas; pues a sus amados da Dios el sueño.

3 Don del Señor son los hijos, los descendientes son una recompensa.

4 Como saetas en manos del guerrero, así son los hijos tenidos en la juventud.

5 Dichoso el hombre que llenó su aljaba de ellos. No será avergonzado cuando litigue con los enemigos a la puerta.


Salmos 127 - Nueva Reina Valera - NRV


Utilizamos cookies e tecnologia para aprimorar sua experiência de navegação de acordo com o nossa Política de Privacidade. Ao utilizar nossos serviços, você concorda com tal monitoramento.